Plaza de la revolución

Plaza de la revolución
Plaza de la revolución

miércoles, 18 de abril de 2012

Evoca combatiente de Girón el suceso

video

Delfín Casals Sanabria ya estaba en el central Austrialia, trabajaba en las obras de la Ciénaga de Zapata y se suma a las acciones para enfrentar la invasión mercenaria.

Homenaje a Céspedes en el 193 aniversario su natalicio

video
El pueblo santiaguero a nombre de toda Cuba rindió merecido homenaje a Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria en el aniversario 193 de su natalicio

Manuel Lucas García, miliciano y artillero

video
En 1961 Manuel era dirigente obrero de la Federación Nacional Metalúrgica y participó como artillero en la batalla de Playa Girón

Taller Provincial Monumentos de mi Barrio

video
Efectuado en Santiago de Cuba el Taller Provincial Monumentos de mi Barrio.

Una historia de amor tejida en blanco, rojo y azul

Autor : Rosana Pascual de la Cruz

Existe una hermosa historia de amor tras la epopeya del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes. Un amor cosido a mano como la primera bandera cubana por Candelaria Acosta Fontaigne, o mejor Cambula, como cariñosamente la recuerda la historia de este país.

Allá por el siglo XIX un grupo de hombres del oriente de la isla se unieron para deshacerse del colonialismo español. Casi todos eran ricos, pero más que en bienes lo eran en virtudes humanas. Empuñaron armas y eligieron a Céspedes como jefe del movimiento independentista cubano. Por una denuncia fue necesario adelantar el levantamiento del 10 de octubre de 1868 en la Demajagua, pero algo faltaba aún: la bandera.

Carlos Manuel de Céspedes le confió la empresa a una tierna joven, hija del capataz de su hacienda, Candelaria Acosta Fontaigne, Cambula, como todos la conocían y a quien lazos afectivos lo unían; desde que en 1867 había quedado viudo de su primer matrimonio con la mujer más bella de Bayamo, su prima María del Carmen.

La primera bandera cubana tendría los colores republicanos, azul, rojo y blanco, similar a la de Chile, pero existía un contratiempo, no tenían la tela.

Del cielo de un mosquitero sacó Cambula el rojo y de un corpiño el blanco, pero faltaba el azul. Céspedes fue al velo sobre el cuadro de la esposa muerta, pero la joven de 16 años lo detuvo: “No es necesario”, le dijo, “Yo tengo un vestido azul que puedo utilizar igualmente”.

Sobre la estrella Cambula se lamentó: “No sé bordar, y aunque supiera tampoco la haría porque no sé dibujarla”. Pero allí estaba quien sería el abanderado de la tropa, el joven Emilio Tamayo, quien dibujó la estrella en un papel que Cambula fijó con alfileres sobre el lienzo y cortó y cosió en el cuadrado rojo de la bandera.

El primer encuentro de los insurrectos fue en el poblado de Yara el día 11, bajo la  primera bandera cubana. En la Asamblea de Guáimaro, el 11 de abril de 1869, se proclamó la bandera de Narciso López como la oficial de la República, pero quedó la de Yara presidiendo la Cámara de Representantes, la misma que hoy puede verse en el Museo de la Revolución en la capital cubana.

Conocida por los españoles la relación entre Cambula y Céspedes, fue necesario que esta huyera con su padre a Manzanillo. Poco después marchó a la manigua para acompañar a su amado. Les nació una hija, Carmita, la adoración del caudillo.

Para unir a los camagüeyanos y los orientales, Céspedes, entonces Presidente de la República en Armas, decidió casarse con Ana de Quesada, de Camagüey, hermana del general en jefe del Ejército Libertador. Pero el amor de Céspedes y Cambula permanecería ondeando cual bandera, en la manigua insurrecta.

De nuevo estaba encinta, Candelaria Acosta dio a luz en Kingston, Jamaica, donde fue a vivir por razones de seguridad para su vida y la de sus pequeños.

Vendría entonces la tragedia de “San Lorenzo”. Céspedes, destituido de la presidencia murió solo disparando contra los españoles el 27 de febrero de 1874. A Cambula y a sus hijos los protegieron los emigrados en Jamaica. Tres años después de terminar la Guerra de los Diez Años se establecieron en Santiago de Cuba.

A principios de 1935 Cambula recibiría la Orden “Carlos Manuel de Céspedes”. Murió el 23 de mayo a los 84 años.

Dicen algunos añejos santiagueros que se halla sepultada en el cementerio Santa Ifigenia, no lejos de la tumba del patriota cubano. También cuentan que aquella escultura de una joven colocando una corona de laurel junto al busto de Céspedes en el camposanto santiaguero, no simboliza la república, o la inmortalidad, o la gloria como algunos piensan, esa hermosa mujer de mármol, no es otra que Cambula.
 

Una fecha, dos efemérides: Carlos Manuel de Céspedes y Miguel Maceo

Autor : Armando Fernández Martí

La fecha del 18 de abril unió en la vida y la muerte a dos héroes de nuestra primera gesta independentista: Carlos Manuel de Céspedes, quien naciera en este día, pero de 1919 y Miguel Maceo Grajales, caído en combate por la libertad en  una fecha como esta, pero de 1874.

Carlos Manuel de Céspedes nació en Bayamo en el seno de una familia burguesa que le permitió residirse como abogado, lo que no impidió que albergara una concepción independentista de nuevo tipo con pretensiones de liberar a Cuba del dominio español, mediante la lucha armada, abolir la esclavitud e instaurar una República democrático-burguesa como proyecto nacional, ideas que eran compartidas por muchos de sus coterráneos.

En la práctica Céspedes inició la guerra contra el colonialismo español, formó un ejército para liberar al país, forjó la doctrina y las tradiciones combativas de su pueblo y resultó el primer presidente de la República en Armas. Depuesto en su cargo por la Cámara de Representantes en MIL 873, caería en combate el 27 de febrero de MIL 874, en San Lorenzo, en la Sierra Maestra, dejándonos como legado estas palabras: "Los cubanos somos hombres de hierro y podremos resistir las más duras pruebas. Generación tras generación tomaremos las armas hasta conquistar la libertad". La historia le dio la razón.

Por su parte, Miguel Maceo Grajales era el quinto hijo de esa heroica familia santiaguera. Había nacido el 16 de septiembre de 1852, en Majaguabo, San Luis, y a pocos días de iniciarse la guerra de independencia el 10 de octubre de 1868, el joven con sólo 16 años se incorporó a la lucha donde se destacó por su valor, llegando a alcanzar el grado de Teniente Coronel combatiendo a las órdenes de su hermano Antonio.

Integrando la infantería mambisa se trasladó hacia el territorio de Camagüey con el propósito de tomar parte en el intento invasor de Las Villas que organizaba el General Máximo Gómez. En ese período participó en combates victoriosos como Palo Seco, Mojacasabe, El Naranjo, Las Guásimas y San Miguel de Nuevitas, entre otros, hasta que el 18 de abril de 1874 cae en el asalto al fortificado poblado de Cascorro en Camagüey cuando solo tenía 20 años.

Cuentan que cuando Mariana Grajales supo de la muerte de Miguel, le dijo a Tomás, otro de sus hijos que tenía 15 años: "La patria es la madre de todos y un hijo debe sustituir al otro", invitando al muchacho a ocupar el lugar del hermano caído heroicamente, hace hoy 138 años.
 

Destaca en Dominicana campaña cinco días por cinco antiterroristas

Autor : PL

La actual situación de cinco antiterroristas cubanos presos injustamente en Estados Unidos resultó tema central del programa televisivo Rebeldes, del canal Terramperica 12, en Dominicana.

Durante el espacio, la secretaria de la Embajada cubana en este país, Tania Causse, disertó sobre las circunstancias en que los luchadores cubanos fueron detenidos, el juicio amañado y las severas sentencias impuestas a ellos.

De igual forma denunció las violaciones del gobierno estadounidense a sus derechos como reclusos, al negarle visas a sus familiares para que los visiten.

Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino, Gerardo Hernández y René González fueron arrestados el 12 de septiembre de 1998 en la ciudad estadounidense de Miami. Un proceso irregular celebrado allí los condenó en 2001 a penas que van desde la doble cadena perpetua hasta 15 años.

Numerosas personalidades y organizaciones mundiales han defendido a los Cinco, como se conocen internacionalmente, que solo vigilaban actividades extremistas de grupos violentos de origen cubano en Florida, para alertar a su país de acciones terroristas.

Con este y otro programa del canal 42 el lunes, el Comité dominicano por la Libertad de los luchadores se une esta semana a la campaña mundial de Cinco días por los Cinco que promueve acciones en demanda de la liberación de los antiterroristas.

El espacio proyectó el documental Cinco Injusticias, con entrevistas a sus familiares, quienes se han visto privados del contacto directo con estos héroes que dejaron el calor del hogar para defender a su país de las agresiones organizadas desde Estados Unidos.

La diplomática exhortó a todos los dominicanos de buena voluntad a unirse a este reclamo, sobre todo aquellos que viven en Estados Unidos, algunos de los cuales estarán presentes el día 21 en Washington para participar en la protesta frente a la Casa Blanca que demandará la liberación de los Cinco.

Causse llamó a romper el muro de silencio en torno al caso e invitó a participar en un panel que tendrá lugar en la biblioteca de la Universidad Autónoma de Santo Domingo sobre la invasión y eventual victoria cubana en Playa Girón en 1961, primera derrota del imperialismo en América Latina.

Crecida del Yayabo favorece a Santiago de Cuba

Autor : José Raúl Castillo Argüelles

La remontada lograda anoche por el equipo de Sancti Spíritus frente a Granma, que lo llevó a alcanzar fulminante triunfo por la vía de K.O en ocho entradas y pizarra de 15 carreras por 4 en el estadio Mártires de Barbados,  se tradujo en una dulce sensación de alivio para los seguidores del conjunto de Santiago de Cuba que en horas de la tarde había caído ante Cienfuegos 5 anotaciones por 3.

El nuevo golpe propinado por los hijos del Yayabo a sus pares granmenses permitió a las huestes de Alcides Sánchez mantenerse como ocupantes solitarios de la cuarta plaza del Oriente con un juego de ventaja sobre Los Alazanes cuando restan apenas cuatro desafíos para el cierre de la etapa preliminar.

Un buen trabajo del internacional Norberto González (13-8) a lo largo de seis entradas en las que disipó un ataque de diez imparables y permitió tres carreras, dos de ellas limpias, unido a un hermético cierre del también zurdo Leorisbel Sánchez que le valió para su sexto punto por juego salvado fueron el muro de contención para la ofensiva de los indómitos en el choque diurno escenificado en el estadio 5 de Septiembre.

Parejamente con el dominio del pitcheo sureño la artillería de largo alcance de Los Elefantes propició, primero la ventaja, con bambinazo de Bárbaro Arruebaruena que rompió el abrazo a tres que prevalecía en la quinta entrada y posteriormente -en el octavo episodio- el puntillazo por intermedio del estacazo número treinta y cuatro que dispara José Dariel Abreu (a uno del líder Alfredo Despaigne) que puso las cifras definitivas en la pizarra.

Por Santiago de Cuba trabajaron Carlos Manuel Portuondo (una entrada y dos tercios con cuatro jits y tres limpias permitidos) y Osmani Tamayo (seis y un tercio, cinco imparables –entre ellos los vuelacercas referidos- y par de anotaciones inmaculadas).

Demás resultados: Industriales 1-Pinar del Río 2 (diez entradas), Mayabeque 3-Isla de la Juventud 6, Artemisa 3-Metropolitanos 1, Guantánamo 1-Matanzas 2, Holguín 3-Villa Clara 0, Las Tunas 6-Ciego de Ávila 4, Sancti Spíritus 15-Granma 4 (K.O. ocho entradas).

Zona Occidental: Matanzas 54-38, Industriales 52-40 (2), Cienfuegos 52-40 (2), Sancti Spíritus 48-43 (5.5), Pinar del Río 47-48 (8.5), Isla de la Juventud 39-53 (15), Metropolitanos 36-56 (18), Artemisa 35-57 (19), Mayabeque 30-62 (24).

Zona Oriental: Villa Clara 55-37, Las Tunas 53-38 (1.5), Ciego de Ávila 52-40 (3), Santiago de Cuba 51-41 (4), Granma 50-42 (5), Guantánamo 42-48 (12), Holguín 43-49 (12), Camagúey 43-50 (12.5).

Reciben cuadros y trabajadores del PCC reconocimiento por sus años de servicio

Autor : Naylet Hernández Blanc

Los aniversarios  51 de la declaración del carácter socialista de la Revolución y de la constitución de Partido Comunista de Cuba (PCC) se celebró con el reconocimiento a cuadros y trabajadores  desde cinco hasta 50 años de labor ininterrumpida en  esta organización.

Emociones de alegría y satisfacción colmaron los rostros de más de 170 dirigentes y trabajadores del Partido al recibir el reconocimiento por su quehacer.

Horas y horas de  sacrificios, de intenso trabajo por el cumplimiento del deber se recogen en cada  estímulo recibido, además de la satisfacción por  el encuentro con compañeros de fila ya sean cinco, diez, quince, veinte, veinte y cinco, treinta , treinta y cinco, cuarenta, cuarenta y cinco, al servicio del Partido y la Revolución.

Más la fidelidad y la continuidad se sintetizan en esta ocasión en los CINCUENTA de Orlando Guevara Nuñez, periodista, hombre honesto, sencillo que desde muy joven se enroló en la construcción de una nueva sociedad.
Periodista: ¿Qué siente  con este reconocimiento?.

Guevara: “Siento  en primer lugar satisfacción por ese tiempo vivido y sobre todo porque recuerdo que cuando iniciamos no había una obra construida, Fidel nos había dicho que en nuestras anos estaba hacer  la revolución, hacer la obra revolucionaria y defenderla y creo una de las satisfacciones más grandes  es ver esta juventud que está cumpliendo cinco  o diez años en el trabajo del  Partido, porque nos da la idea de  la continuidad y dignifica toda la obra construida hasta hoy”.
 
Tomado de Granma Digital 

Por la segunda independencia

En Colombia, Cartagena de Indias, quedó demostrado que hay un abismo creciente entre "Nuestra América" martiana y "el Norte revuelto y brutal que nos desprecia". Allí se produjo una rebelión de la América Latina y el Caribe contra la imposición de "un gobierno y medio", que ejercía un veto imperial a los párrafos del proyecto de Declaración Final de la llamada Cumbre de las Américas que reclamaban el cese del bloqueo y la exclusión de Cuba de los eventos hemisféricos.

Desde la anterior Cumbre del 2009 se disiparon las ilusiones sobre la política del presidente Obama, se abrió una brecha entre sus discursos y sus actos, no hubo mayor cambio en la política hacia América Latina y el Caribe, el bloqueo a Cuba continuó e, incluso, se endureció en el sector financiero, pese a la condena internacional y el voto abrumador de la Asamblea General de las Naciones Unidas, con el objetivo de "provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno" lo que ahora se conoce como "cambio de régimen".

El ALBA se reunió el 4 de febrero pasado, en Caracas, en ocasión de conmemorar la heroica Rebelión Cívico-Militar de 1992, adoptó una Declaración sobre la Soberanía Argentina de las Malvinas, otra sobre el bloqueo y consideró injusta e inaceptable la imposición de la exclusión de Cuba de estos eventos. El presidente Correa afirmó resueltamente que de no resolverse esta cuestión, Ecuador no asistiría a la Cumbre de Cartagena, lo que sacudió a la región. Esa valiente posición fue el preludio de lo ocurrido.

El presidente Raúl Castro Ruz dijo allí: "Yo quiero agradecer a Ustedes, presidente Correa, a Evo y a todos Ustedes estos planteamientos... Es un tema de vital importancia, tienen toda la razón. Nosotros jamás hemos reclamado que se tome una medida como esa, pero no por eso vamos a dejar de apoyar esta que consideramos muy justa".

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien nos visitó, de manera respetuosa, y recibió como respuesta del presidente Raúl Castro Ruz que Cuba, en caso de ser invitada a la Cumbre, asistiría, como siempre, con todo respeto, apego a los principios y a la verdad, tuvo el mérito de introducir directamente el tema del bloqueo y la exclusión de Cuba.

El presidente Evo Morales, que había sido el primero en cuestionar dicha Cumbre en la reunión de febrero del ALBA en Caracas, dio la batalla en Cartagena y afirmó "estamos en una etapa de desintegración. No es posible que un país pueda vetar la presencia de Cuba, por tanto, no hay integración y con la ausencia de Ecuador, como una ausencia justa en protesta al veto de Estados Unidos hacia Cuba, ¿de qué integración podemos hablar?".

El presidente Chávez, el 13 de abril pasado, exclamó "ahora, en verdad, si estos dos gobiernos, Estados Unidos y Canadá, se niegan a discutir temas tan profundamente consustanciados con el ser de la América Latina y el Caribe, como el tema de Cuba, de la hermana Cuba, de la solidaria Cuba, o el tema de las Islas Malvinas, ¿para qué más Cumbres de las Américas entonces?; habría que acabar con esas Cumbres. Antes, había escrito: "Clamamos, igualmente, por el fin del vergonzoso y criminal bloqueo a

la hermana República de Cuba: bloqueo que, desde hace más de 50 años, ejerce el imperio, con crueldad y sevicia, contra el heroico pueblo de José Martí".

Daniel Ortega, en masivo y juvenil acto de solidaridad con Cuba, el 14 de abril, en Managua planteó: "yo creo que es el momento del gobierno de los Estados Unidos para escuchar a todas las naciones latinoamericanas de las más diversas ideologías, de los más diversos pensamientos políticos; desde los pensamientos más conservadores hasta los pensamientos más revolucionarios, pero ahí están todos coincidiendo en que Cuba tiene que estar presente en estas reuniones o no habrá próximas Cumbres llamadas o mal llamadas de las Américas".

Resultó impresionante la sólida postura unitaria de Nuestra América en torno al bloqueo, la exclusión de Cuba y a las Malvinas. Fue esencial la firmeza y la dignidad de la Presidenta de Argentina en la defensa enérgica de esas causas.

Nos sentimos orgullosos cuando la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff defendió con serena dignidad ante Obama, que la Patria Grande solo puede ser tratada como igual y confirmó la postura común en apoyo a Argentina y a Cuba.

Los líderes de los países del Caribe mostraron la solidez de la Comunidad del Caribe (CARICOM) y que esta y la América Latina son igualmente indivisibles. Su defensa de la soberanía argentina de las Malvinas y su tradicional y categórico respaldo a Cuba fue trascendental.

Las fuerzas de izquierda, los movimientos populares, las organizaciones sindicales, juveniles y estudiantiles, las organizaciones no gubernamentales reunidas todas en el Congreso de los Pueblos, en Cartagena, expresaron emotiva solidaridad con Cuba. La Reunión Interparlamentaria de las Américas adoptó una condena a la exclusión y el bloqueo a nuestro país.

Estados Unidos subestimó que el 2 de diciembre del 2011, en Caracas, en el Bicentenario de la Independencia, bajo el liderazgo de Chávez, en el 55 aniversario del Desembarco del Granma, había nacido la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), lo que el líder de la Revolución Fidel Castro Ruz anticipó en febrero del 2010, al escribir que "ningún otro hecho institucional de nuestro hemisferio, durante el último siglo, refleja similar trascendencia".

Cuando se eligió en esa primera Cumbre a Cuba, como Presidente de la CELAC en el 2013, el General de Ejército Raúl Castro Ruz declaró: "con las decisiones que aquí adoptamos y con el trabajo conjunto de los últimos tres años, reivindicamos más de dos siglos de luchas y esperanzas. Llegar tan lejos nos ha costado esfuerzo, pero también sangre y sacrificio. Las metrópolis coloniales de antaño y las potencias imperiales de hoy han sido enemigas de este empeño".

Obama tampoco parece entender el significado de la victoria bolivariana del 13 de abril del 2002 ni de que, precisamente ahora, se cumplen diez años del golpe de estado organizado por su predecesor, con el apoyo de la OEA y del gobierno español de Aznar, contra el presidente Hugo Chávez, con el que se pretendió aniquilar a la Revolución Bolivariana y asesinar a su líder. Como le recordó el canciller venezolano Nicolás Maduro, mirándole a los ojos, en memorable discurso en la Cumbre de Cartagena, el gobierno norteamericano persiste en la conducta de intervenir en los asuntos internos de Venezuela y de apoyar a los golpistas convertidos ahora en candidatos electorales.

El presidente Obama debería percatarse de que la Cumbre de Cartagena no fue propicia para aconsejar democracia a Cuba. Menos si quien pretendió hacerlo estuvo allí totalmente aislado, obligado a ejercer un veto imperial por falta de ideas y de autoridad política y moral; se dedica a la demagogia, en camino a unas elecciones escabrosas.

Mejor, debiera ocuparse de sus guerras, crisis y politiquería, que de Cuba, nos ocupamos los cubanos.

Estados Unidos nunca quiso debatir acerca de las terribles consecuencias para América Latina y el Caribe del neoliberalismo ni sobre los inmigrantes en Estados Unidos y Europa separados de sus familias, retornados cruelmente o asesinados en muros como el del Río Bravo. Tampoco aceptó jamás hablar de los pobres que son la mitad de la Humanidad.

El imperio y las otrora metrópolis coloniales no escuchan a los "indignados", a sus ciudadanos y minorías que viven en la pobreza en esas sociedades opulentas, mientras salvan con sumas exorbitantes a banqueros corruptos y a especuladores. En la superpotencia, el 10% de las familias controlan el 80% de la riqueza. Esos recursos son suficientes para resolver los problemas del planeta.

Lo nuevo en Cartagena es que buena parte de los gobiernos, con naturales diferencias y distintos enfoques, demandaron un modelo alternativo que privilegie la solidaridad y la complementariedad frente a la competencia fundada en el egoísmo; procure la armonía con la naturaleza y no el saqueo de los recursos naturales ni el consumismo desenfrenado. Pidieron que se asegure la diversidad cultural y no la imposición de valores y estilos de vida ajenos a nuestros pueblos; que se consolide la paz y se rechacen las guerras y la militarización.

Hicieron un llamado a recuperar la condición humana de nuestras sociedades y a construir un mundo donde se reconozca y respete la pluralidad de ideas y modelos, la participación democrática de la sociedad en los asuntos de gobierno, incluida la consulta de las políticas económicas y monetarias; se combatan el analfabetismo, la mortalidad infantil y materna, las enfermedades curables. Se reclamó el acceso tanto a la información libre y veraz como al agua potable; se reconoció la exclusión social y que los derechos humanos son para el ejercicio de todos y no para usarlos como arma política de los poderosos.

El gobierno de Estados Unidos esta vez tuvo que escuchar, no una voz casi única como fue durante décadas, ni una escasa minoría hasta hace poco. Ahora, fueron mayoría los pueblos que hablaron en la Cumbre por boca de sus Presidentes y Jefes de Delegaciones para dar este debate imprescindible, o a través de la actitud de los que no fueron. La Cumbre tuvo que ser censurada porque el imperio escucha con oídos sordos.

En Cartagena, quedó al desnudo la Doctrina Monroe de "América para los (norte) americanos". Como si nadie recordara el engaño de la Alianza Para el Progreso, en 1961, y de la Iniciativa Para las Américas o ALCA, en 1994; han querido timarnos ahora con la "Alianza Igualitaria".

Como predijo, en un evento internacional en la misma Cartagena, el 14 de junio de 1994, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz las llamadas Cumbres de las Américas sólo han beneficiado al Norte.

José Martí, cuando juzgó una reunión similar, en Washington, hace 105 años, escribió: "después de ver con ojos judiciales los antecedentes, causas y factores del convite, urge decir, porque es la verdad, que ha llegado para la América española la hora de declarar su segunda independencia".

Durante el propio evento, el ALBA hizo oficial y público que, sin un cambio radical de la naturaleza de estas Cumbres, no asistirá más. Otros líderes continentales, también lo han advertido.

De la OEA, ese cadáver insepulto, ni hay que hablar.

A la República Argentina le asiste el derecho inalienable de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

Cuba recuerda que la Patria Grande no estará completa hasta que el hermano pueblo puertorriqueño ejerza su derecho inalienable a la autodeterminación y Puerto Rico, esa nación latinoamericana y caribeña, sometida por Estados Unidos al colonialismo, alcance su plena independencia.

Con un sólido consenso de soberanía regional y defensa de nuestra cultura, dentro de nuestra rica diversidad; con casi 600 millones de habitantes; con enormes recursos naturales; Nuestra América tiene una oportunidad para resolver los graves problemas de extrema desigualdad en la distribución de la riqueza y puede, con su fuerza ya evidente, contribuir al "equilibrio del mundo", a la defensa de la paz y a la preservación de la especie humana.

Para ello, frente a los intentos de dividirnos y descarrilarnos que otra vez vendrán, necesitará mantenerse unida.

Nadie olvide en el Norte, que hace 51 años, el pueblo cubano defendía ya, a estas mismas horas, una Revolución Socialista en las arenas ensangrentadas de Playa Girón, y que, desde entonces, "todos los pueblos de América fueron un poco más libres".

La Habana, 18 de abril del 2012